Saltar al contenido
1000 frases de amistad

Frases de amistad para despedidas

febrero 6, 2019

Nunca permitas que la distancia los separe, es momento de dedicarle a tu amigo o amiga las mejores frases de amistad para despedidas.

Ya sea que estés despidiendo del colegio o que despidas a un amigo que se va de viaje por trabajo, es el momento de demostrarle cuánto le importas. Tan solo te tomará un momento y harás que esa persona especial nunca se olvide de ti.

Enviarle una frase de despedida a un amigo no implica que el vínculo termine, sino más bien que se renueve con más fuerza. Pero si estás pasando un momento de luto puedes hacer una hermosa dedicatoria para la corona de ese amigo especial que se fue pero que siempre vivirá en tu corazón.

Compartir las frases más lindas de amistad para una despedida es muy fácil, solo haz clic en los iconos que se encuentran debajo para compartirlo en tus redes o convertir en imagen tu frase de despedida para guardar o enviar.

Frases de amistad para dedicar en despedidas


La partida de un amigo, no es el fin de la amistad, es confirmarlo.


Separarse de un amigo, no es otra cosa que poner a prueba su amistad.
Cuando un amigo se va, deja en el corazón, un hueco que nadie puede llenar.
Sólo la falsa amistad termina, con la partida de un amigo.
No hay distancias que puedan separar, los corazones que la amistad unió.
A pasar de las distancias que nos separan, nuestra amistad seguirá intacta.
No hay despedida más dolorosa, que la de un amigo verdadero.
A los amigos de verdad, ni el tiempo, ni las distancias, los pueden separar.
Aunque tu partida dejará, un lugar vacío irreemplazable en mi corazón, seguiremos siendo amigos por el resto de nuestras vidas.
La unión de los amigos verdaderos, es más fuerte que cualquier distancia.
Nunca imaginé que separarme de un amigo dolería tanto, hoy sólo deseo que nuestra amistad sea para siempre.
A pesar de las distancias, no hay día que no piense en mis amigos, ellos son parte de mi corazón.
Sólo le pido a Dios, que tu partida amigo mío, sea el comienzo de una amistad más fuerte.
Puede que dos amigos se separen físicamente, pero sus corazones seguirán unidos por el vínculo más bello, la amistad.
Despedirse de un amigo nunca es un adiós, es un hasta luego.
Cuando un amigo se va, no se va solo, se lleva una parte de nuestro corazón.
Aunque tengas que partir amigo mío, yo nunca estaré solo, porque me quedo con una parte de tu vida en mi corazón.
Si pudiera elegir una manera de despedirme de un amigo, seria con un hasta pronto.
Una amistad como la nuestra, no merece despedidas, yo siempre estaré a tu lado, donde quiera que te encuentres.
Espero amigo mío, que está despedida sea corta, sólo le pido a la vida que pronto nos vuelva a cruzar.
Lágrimas amargas, el corazón hecho pedazos, los ojos tristes, adiós amigo del alma.
Como despedir a una persona que alegró tus días, a un confidente, a un compañero de locuras?, Como despedir a un amigo?
A pesar de la tristeza que me provoca tu partida, te deseo lo mejor amigo mío.
Amiga mía hoy el destino nos separa, pero recuerda siempre, que nuestra amistad es más fuerte que cualquier distancia.
Cuando el destino separa a dos amigos, sólo está fortaleciendo su amistad.
Cada vez que recuerdo tu partida, recuerdo la promesa que nos hicimos, que nuestra amistad sería eterna.
Querida amiga, este viaje nunca podrá terminar con lo más importante que tenemos, que es nuestra amistad.
No existe despedida, que pueda destruir una amistad, porque la amistad es amor y el amor es eterno.
Sólo le pido al destino, que el futuro nos encuentre juntos otra vez, feliz viaje amigo mío.
La amistad no muere con una despedida, la amistad se hace más fuerte.
A un amigo que se marcha, sólo debes prometerle que nunca lo olvidarás.
Olvidar una amistad que se marcha jamás, recordarla con cariño, eso si es amistad.
Aunque tu amigo esté lejos, aunque no lo puedas ver, la amistad siempre estará, porque el amor no se va.
No hay abrazo más sincero en este mundo, que aquel que da un amigo a la hora de marchar.
No despidas a tu amigo, con lágrimas en los ojos, recuerda que a la amistad, no hay distancia que la pueda separar.
Cuando un amigo se marcha lejos de tu presencia, despídete con amor como cuando lo recibiste en tu vida.
Cuando debí despedirte amigo mío, fue cuando entendí, la fortaleza de nuestra amistad.
En la despedida de un amigo, no debería haber lágrimas, sólo abrazos.
Nunca supe cuán fuerte era nuestra amistad, hasta el día en que debí despedirte.
Te acogiste entre mis brazos, me miraste dulcemente y partiste, ahí supe que nuestra amistad es para siempre.
Te vi alejarte despacio, mientras, mi mente viajaba a los recuerdos más bellos, donde nuestra amistad era perfecta.
Lo más importante en el adiós a un amigo, es el abrazo sincero de quien nunca va a olvidar.
Querido amigo, en mis ojos la tristeza de verte marchar y en mi corazón la ilusión, de saber que volverás.
El amigo que se va, lleva en la maleta su ropa, en su mente los recuerdos, y en su corazón, la amistad.
Es mejor un solo y verdadero amigo lejos, que muchos falsos cerca.
La amistad no depende del tiempo ni el lugar, la verdadera amistad se siente en el alma.
Amigo mío, hoy la vida nos conduce por caminos separados, pero me voy con la promesa de conservar nuestra amistad.
En esta despedida, no habrá lágrimas en mis ojos, sólo verás las sonrisas  que tu amistad me dejó.
Nunca olvides a un amigo que no está, porque si muere el recuerdo, morirá su amistad.
Cuando un amigo se va, nunca debes de llorar, debes reír con locura, celebrando su amistad.
Nada peor, que ver partir a un amigo, porque con el se va parte de nuestro ser, parte de nuestra vida.
Recordar a un amigo que se fue, es mantener viva la amistad.
En esta despedida amiga mía, voy a darte varias cosas para el viaje,  un fuerte abrazo, un pedazo de mi ser y la promesa de una amistad eterna.
En esta despedida, sólo puedo prometer, que mi amistad te seguirá a donde quiera que estés.
Ni la distancia, ni la vida, ni el tiempo, ni el destino, pueden terminar con una fiel amistad.
Podré no verte todos los días, podré no hablarte seguido, pero lo que nunca podré es dejar de ser tu amigo.
Puedo despedirte sin llorar, puedo abrazarte sin miedo, pero no me pidas que te olvide amigo mío, porque eso sí que no puedo.
Si tu amigo tiene que marchar, no temas, el nunca te va a olvidar.
En esta despedida, sólo puedo agradecer el habernos conocido, sólo deseo que el destino nos permita volvernos a cruzar.
Los verdaderos amigos, nunca se separan, aunque tengan que alejarse, sus corazones estarán unidos por la amistad.