Saltar al contenido
1000 frases de amistad

Frases de amor para un hijo

mayo 12, 2019

Decirle a tus hijos cuanto lo amas es lo mejor que puedes hacer por ellos, dedícale una frase de amor para hijos cada noche y verás como nunca se lo olvidaran. A veces los mejores detalles están en las cosas más sencillas de la vida.

No es necesario que gastes un dineral para hacerles felices. Una muestra de afecto siempre es bienvenida, los padres no siempre estamos al tanto de los momentos por los que nuestros hijos pasan, por eso hay que recordarles a cada momentos lo mucho que los queremos. Que mejor que hacerlo con una frase original exclusiva para tus hijos.

Ya sea que tengas un hijo varón o una hija mujer, en su mayoría éstas frases de amor cortas y largas fueron escritas por padres y madres como tú, desde lo más profundo de su corazón. Puedes dedicárselas antes de las buenas noches o bien enviárselas por whatsapp para que siempre las tengan presentes.

También puedes dejarnos tus frases favoritas que siempre le dedicas a tus niños en los comentarios y así podremos publicarlas a tu nombre o con alguna dedicatoria. En 1000frases.net nos encanta complacer a nuestros lectores y queremos hacerte parte de ello.

Mejores frases de amor para dedicar a un hijo o una hija


No existe amor más puro que el de una madre a sus hijos, ese sí que es verdadero amor.


Una madre es capaz de amar más allá de la vida misma, sólo una madre puede amar de esa forma.
El amor de una madre a su hijo es un amor tan grande que ni la muerte lo puede borrar.
Amar a un hijo es amar sin límites ni medidas, es un amor que no pide nada a cambio, un amor infinito.
La única mujer que te amará a pesar de tus errores es tu madre, por eso debes cuidarla como a la flor más bella.
Nada como el amor de una madre, ese amor calido, seguro, desinteresado, ese amor mágico que sólo una madre puede dar.
El amor de los padres a los hijos es un amor inagotable, un amor que sólo lo puede entender aquel que tenga un hijo.
Pueden caer las montañas, puede agotarse un río, pero el amor de una madre a un hijo ese jamás se terminará.
Nada puede ser más hermoso en esta vida que el amor de una madre con su hijo, ese amor es digno de respetar.
Amar a un hijo es llorar y reír, es tristezas y alegrías, amar a un hijo es el acto de entrega más bello de la vida.
Sólo el amor de una madre puede perdonar la ingratitud de un hijo, porque el amor de madre es abnegación.
Una madre a pesar de sus dolores, siempre tiene una sonrisa para sus hijos, porque su amor es el más grande del mundo.
Nada puede separar a una madre de sus hijos, porque su amor no conoce de fronteras.
No he conocido amor más inmenso que el amor de madre, ese si que es un amor genuino que no conoce de límites.
Creo que amar a un hijo es el acto más hermoso que la vida nos regala, amar a un hijo es lo mejor de este mundo.
No sabía lo que era el verdadero amor hasta que tuve a mi hijo en brazos, ahí conocí el amor en su máxima expresión.
Ese amor incondicional que sólo una madre puede dar, ese amor si que es digno del mayor de los respetos.
Amar a un hijo es un amor tan especial, tan puro y grande que no cabe en el pecho, amar a un hijo es lo mejor que te puede pasar.
Amar los 365 días del año, amar sin esperar nada a cambio, amar sin medidas, así es el amor de una mamá.
Es imposible apagar el amor de una madre por su hijo, porque ese amor es un amor invencible.
Mi madre me dió el amor más bello de esta vida, un amor que me ha hecho un ser feliz.
No existe en la tierra ni en el cielo un amor más grande que el amor de una madre.
Sólo Dios sabe cuanto amor siente una madre por sus hijos, porque el amor de madre es un sentimiento divino.
Nadie puede superar el amor de una madre, porque es el amor más grande y real que se puede vivir.
Amar a un hijo es un amor único y supremo, amar a un hijo es vivir por ellos sin reclamar nada a cambio.
Imposible destruir el amor de una madre a su hijo, porque el amor de madre es lo más poderoso del mundo.
Una madre ama como una guerra, en todo momento y en cualquier lugar, una mamá ama hasta la muerte.
Una madre es capaz de defender a sus hijos como un animal salvaje, porque una madre ama a sus hijos más que a nada en el mundo.
Ese amor tan infinito tan delicado y salvaje, ese amor que es por instinto, ese es el amor de una madre a su hijo.
Un hijo es el regalo más bello que la vida nos entrega, ese ser tan pequeño que nos roba el corazón.
A un hijo todo se le perdona, porque el amor de una madre no conoce de rencores, el amor a un hijo es infinito.
Un hijo es ese ser tan adorado que nos quita el sueño muchas veces, pero que nunca podríamos dejar de amar.
Querido hijo, sólo deseo que seas feliz aunque para ello tenga que entregar mi propia vida.
Amado hijo nunca sabrás cuanto te amo hasta que Dios te bendiga con un hijo, ahí comprenderás lo que es el amor verdadero.
Amar a un hijo es amar hasta el cansancio, amar más allá de lo que se pueda imaginar, amar en toda la extensión de la palabra.
La única vez que amé en la vida fue cuando tuve a mi hijo entre los brazos, sólo ese día conocí el amor.
Mi querido hijo quiero que sepas que eres un pedazo de mi corazón, te amo más que a mi propia vida.
Una madre siempre estará ahí cuando la necesites, porque el amor de madre no tiene días ni horarios, es un amor incondicional.
Te amo con el alma entera hijo mío, porque tu llegada me hizo una mujer completa.
Nunca me faltes hijo de mi alma, porque sin tí no podría latir mi corazón, tu eres la razón de mi vida.
Un pedacito de cielo, una esperanza divina, eso eres tú para mí amado hijo, te amo hasta el final de mis días.
Amarte hijo mío me enseñó cuán grande es mi corazón, y desde entonces sólo viviré para darte todo mi amor.
Como no amarte hijo mío si me has dado la felicidad más grande de este mundo, ser tu madre es lo más bello de mi existencia.
Sin importar lo que hagas yo siempre estaré aquí para darte mi apoyo, porque te amo como a nadie en esta vida hijo mío.
Desde que llegaste a mi vida hijo querido mi corazón te pertenece, eres el dueño absoluto de mi existencia.
No hay distancias ni tiempo que puedan separarnos hijo mío por a donde quiera que vayas mi corazón se va contigo.