Saltar al contenido
1000 frases de amistad

Frases motivadoras para niños

julio 3, 2019

Los niños son seres hermosos que nos llenan de vida y felicidad el día, tienen mucha energía que gastar, son un remolino de emociones que nos envuelven en ellos y nos cautivan con sus encantos. Es por eso, que siempre buscamos la manera de hacerlos sentir cómodos, que no les falte nada y hacerlos sentir únicos y felices.

Durante su crecimiento, es importante la influencia de manera positiva para que pueda desempeñarse en los distintos ámbitos de la mejor manera posible, y buscamos motivarlos en ciertas acciones o distintas actividades que conllevan aprendizaje en general.

Te proponemos que día a día les hagas memorizar algunas frases motivadoras para que nunca olviden los valores más importantes en su vida.

La motivación, la influencia y la compresión es muy importante para un niño durante su crecimiento, ya que, a partir de esto es como puede llegar a desempeñarse a nivel educativo, deportivo o lo que quiera hacer, va marcar profundamente su forma de ser y de enfrentar las distintas dificultades que se les presenten.

En este post, te presentamos una lista larga de frases cortas motivadoras para niños con las que pueden sentirse identificados o simplemente ayudarlos con alguna dificultad en la que se encuentre en el momento, lo más importante es su sonrisa.

Mejores frases motivadoras para niños


Los niños son esas pequeñas lucecitas que iluminan nuestro camino, nada más hermoso que ver un niño sonreír.
Amo a los niños porque su infinita inocencia me recuerda que no todo está perdido.
Gracias a Dios por cuidar de los niños, ellos con su ternura llenan nuestros corazones de alegría.
Ver un niño reír es un placer que todos deben disfrutar, nada más puro que la sonrisa de un niño.
Cuanta inocencia se puede ver en los ojos de un niño, benditos sean los niños que Dios puso en nuestro camino.
Los niños no conocen de maldad, los niños son almas puras e inocentes y por eso merecen ser felices.
Nada como la paz que un niño puede transmitir con una simple sonrisa, pues ellos son amor en su estado puro.
Es nuestro deber cuidar de los niños, porque el futuro del mundo está en manos de nuestros niños.
Dar un abrazo a un niño te dará la paz que tanto buscas, si deseas ser feliz rodarte de niños es la solución.
Cada niño de este mundo merece la oportunidad de ser feliz, y de nosotros depende que lo sean.
Tomarte unos minutos para escuchar a un niño es una tarea que todos deberíamos hacer todos los días.
Amar y proteger a los niños es una obligación de todos, porque los niños son la esperanza de un mundo mejor.
Que mejor que recibir el amor de un niño, ese amor tan puro e inocente que sólo un niño puede dar.
He visto cosas bellas en esta vida pero nada se compara con la sonrisa impertinente de un niño.
Si buscas alegrar tu vida busca un niño, ellos son felices con tan poco y entregan su alegría sin pedir nada a cambio.
Un niño siempre recordará el tiempo que le dedicas en su infancia, procura siempre estar a su lado para escuchar sus necesidades.
Un niño es una flor naciendo, frágil y bella, cuidar de los niños es lo mejor que podemos hacer.
Cada niño de este mundo tiene derecho a ser feliz, apoyarlos, cuidarlos y respetarlos es nuestro deber.
Un niño es un tesoro sagrado, una personita especial que trae a nuestras vidas alegría y amor infinitos.
Niños jugando, sonriendo, cantando, es un privilegio que no debes perderte, pues su alegría es sumamente contagiosa.
Los niños son estrellas que nos guían en el camino de la vida, son pequeños tesoros llenos de amor incondicional.
Procura siempre dar el mejor de los ejemplos para un niño, recuerda que tú eres responsable de su futuro.
Una familia bendecida con la presencia de un niño es una familia feliz, porque no hay tesoro más valioso que un niño.
Nada más tranquilizante para el alma que compartir tiempo con un niño, su inocencia y amor transmiten paz.
Si eres padre de un niño pequeño recuerda que debes compartir con el todo el tiempo que te sea posible, ellos necesitan atención.
Si un niño te pide atención por favor no dudes en darle toda la que puedas, pues de tí depende que sea un niño feliz.
Los niños son los seres más espectaculares de este mundo, ellos pintan de colores nuestras vidas.
Cuando creas que todo está perdido mira a un niño a los ojos, eso te dará la fuerza necesaria para continuar peleando por tus sueños.
La crianza de un niño es una responsabilidad enorme, pero te aseguro que es una tarea que te hará sumamente feliz.
Nada más placentero que pasar tiempo con un niño, ellos tienen el poder de borrar todas las preocupaciones y llenar de alegría tu corazón.
Prefiero mil veces hablar con los niños, pues ellos no mienten, no traicionan, ellos sólo saben amar sinceramente.
Un niño puede ser todo lo feliz que tu lo hagas, recuerda compartir con el juegos, cuentos y charlas y verás que fácil es ver una sonrisa en su rostro.
Para que un niño crezca sano y feliz recuerda estimular sus sentidos, apoyar sus sueños y ayudarlo a confiar en sí mismo.
Los niños tienen el poder inigualable de alegrar a quienes rodean, con su magia nos llenan el corazón de amor.
Los niños pueden y deben tener pequeñas metas, será tarea de los adultos ayudarlos a cumplir cada una de ellas.
Incentivar a un niño a realizar sus aspiraciones es una inversión a futuro, sólo así el mundo puede mejorar.
Quien goza de la compañía de un niño no necesita nada más para ser feliz, porque ya lo tiene todo.
Los niños son una esperanza de vida, son nuestro legado, ellos son pedazos de nuestro corazón.
Nada más maravilloso que poder acompañar a un niño en su camino, es hermoso compartir cada momento de su vida, disfrútalo.
Los niños no están aquí para cumplir nuestros sueños, ellos tienen sus propios deseos y debemos respetarlos.
Los niños son un regalo de la vida, los que nos dan las fuerzas necesarias para seguir adelante en el camino.
Que falte todo menos los niños, ellos son estrellas de amor que guían nuestros destinos, ellos son la salvación.
Cuando sientas que haz perdido la fé busca la mirada de un niño, ellos tienen una fuente inagotable de alegría y esperanza.
Que la alegría de los niños nunca falte, que sea contagiosa, que penetre en nuestros corazones hasta que nos hagan felices.
Tomar la mano de un niño me ha devuelto las ganas de luchar, no imaginas la fuerza que ellos pueden transmitir.
Dulces caricias las de un niño, caricias que pueden sanar el alma y alegrar un triste corazón.
Que los niños siempre sean libres es un deber de los adultos, que sean lo que ellos quieran, que sean felices .
Niños correteando por el jardín, escuchar sus dulces carcajadas, esa es mi idea de la felicidad.
Enseña a tus niños a ser independientes y te aseguro que serán adultos responsables listos para enfrentar al mundo.
Cada vez que me siento decaer miro a los ojos a mi niño para recobrar las fuerzas y las ganas de seguir adelante.